Lestat de Lioncourt "Su sangre corrió por mis venas más dulce que la vida misma, y entonces las palabras de Lestat tuvieron sentido para mí: sólo conocía la paz cuando mataba, y al oír el agonizante latido de su corazón... supe otra vez lo que la paz podía ser."
Anne Rice.

viernes, 12 de febrero de 2010

Libro de Valine 7

Me miró fijamente a los ojos, esperando quizá mi aprobación, pero me sentía incapaz de articular una sola palabra. Pareció darse cuenta del estado en el que me encontraba. Extendió una de sus pequeñas y delicadas manos para posarla con suavidad sobre mi rostro. El gélido contacto pareció devolverme algo de mi aplomo… a sus labios asomo una débil sonrisa que como ya era habitual no llego a dibujarse en sus ojos. De sus labios tan sólo salieron susurrantes unas palabras que me desconcertaron por completo: Mi dulce Valine.

No sé de dónde saqué las fuerzas, ni sé aún qué fue lo que me empujó a reaccionar de aquella manera, pero en ese momento sólo quería mantenerla a mi lado al precio que fuera. Sujeté a Drusila por los brazos tan fuerte que de haber sido cualquier otra mujer sin duda se habría quejado. Saqué fuerzas de flaqueza y comencé a hablarla como si realmente fuera dueño de mis propios actos.

- No puedo seguir así Drusila, yo te amo, pero me está matando esta incertidumbre. Necesito saber cuál será tu postura en esta situación, si has decidido abandonarme dímelo ahora, o por todos los dioses, dime que me amas y sigue a mi lado.

Por un momento sentí que las fuerzas me abandonaban, que no sería capaz de mantener la compostura ante ella, pero no fue así, me mantuve más sereno de lo que lo había hecho en toda mi vida. No esperé su respuesta, la atraje hacia mí y la abracé apretándola contra mi pecho. Se mantuvo unos segundos rígida como una estatua de hielo pero poco a poco se fue relajando entre mis brazos. Incliné un poco la cabeza apoyando la mejilla contra su pelo, sentí sus manos rodearme por la cintura y sonreí complacido.

Permanecimos unos minutos en completo silencio. Drusila se apartó ligeramente de mi pecho para mirarme, entonces susurró con una voz casi inaudible: Tendrás que dejarme espacio, ¿lo comprendes verdad? Asentí sin articular una palabra y la atraje de nuevo hacia mí, no quería que dejara de sentir el calor de mi cuerpo, ni de escuchar mi corazón que palpitaba desbocado por ella.

Al cabo de un rato la aparté con suavidad pero, sin llegar a soltarla. Tomé su mano y la conduje hasta el sillón que se hallaba en uno de los rincones de mi alcoba. Junto al sillón había una mesita pequeña con un candelabro de tres brazos y un viejo libro que solía leer en las noches que no conseguía conciliar el sueño. Después de que se hubo acomodado comencé a decirle:

- He de partir, Drusila, pero necesito tener la tranquilidad de saber que estarás aquí cuando regrese. Es importante para mí, sabes que estoy buscando a los asesinos de mis padres.

- Estaré, puedes ir tranquilo. Te doy mi palabra.

Asentí con un gesto de la cabeza y me encaminé hacia el armario para elegir la ropa de viaje. Mientras trataba de decidirme me giré varias veces para mirarla, sentada tal y como la había dejado permanecía seria, con la mirada perdida en algún punto del camino que se divisaba por la ventana. Me pregunté que estaría pasando por su cabeza en ese momento. Con un gesto de mi cabeza deseché esa idea, no quería saber lo que estaba pensando, en el fondo me espantaba la idea de que pudiera estar pensando en abandonarme.

16 comentarios:

  1. Tras una noche sin un ápice de fulgor, bajo una apagada melancolía, despierto con la súbita nueva de una de tus publicaciones, que no auguraba, pero que me ha saciado de pasiones y desvelos esta mañana. Con esa innata habilidad que tienes para moldear sueños a través de mágicas descripciones, donde los protagonistas se pueden contemplar y los sentimientos se sienten en uno mismo, regresas con una emotiva gelidez, acorde con el tiempo atmosférico actual (¡qué bajo vuela el grajo esta mañana!, ¿verdad? jaja).

    En el amor, nos sumimos en una perpetua batalla, en la que siempre hemos de estar dispuestos a luchar por mantener aquello que ansía nuestro corazón. Sin embargo, hay poderosos enemigos, entre los que destaca la inseguridad, aquella que nos hace desconocer si la persona que tanto amas te quiere de esa incondicional manera y de si estará ahí cuando la necesites a pesar de que por ella fueras capaz de darlo absolutamente todo.

    En este caso, Valine ha de hacer frente a esta descorazonadora sensación, pues Drusila no sólo es una vampiresa, provocando que amarla sea una cuestión harto ardua en ocasiones, sino también está perdidamente condenada por su amor verdadero hacia otro amante de la noche. Es por ello que cobra sentido el arquetipo, más que nunca, para este tercer protagonista de la fascinante y cautivadora Pasión Oscura:

    Vivir para amar, pero amar para sufrir.

    Afortunadamente, cuando los sentimientos son recíprocos, la confianza cegadora y plena la comprensión, el sufrimiento se mitiga, sólo resta el amor. Pero esta novela carecería de su apresador romanticismo sino estuviese anegada por esa lacerante angustia para amar.

    Y yo sigo atrapado por esta narrativa contrapuesta de placer y dolor, que me impele a seguir leyendo, y a necesitar nutrirme de tu prosa con cada vez mayor frecuencia :)

    Pero ahora, es momento de descansar, hora de soñar.

    Besos de contenida nostalgia y felicidad infinita, amor mío. Tu historia es mi historia ya :)

    ResponderEliminar
  2. Hola Susurros,

    Si le ha dado su palabra creo que estará a su vuelta, pero la cuestión es como. ¿No?

    Un ingrediente muy importante.

    Un cálido susurro.




    John W.

    ResponderEliminar
  3. me envuelve toda esa mística que reflejan tus imágenes. hermoso texto.
    besos

    ResponderEliminar
  4. uhh... bello episodio ..

    y claro, las imagenes lo adornaron muy bien ..preciosas

    kisses

    ResponderEliminar
  5. Una enrevesada historia de amor digna de un 14 de febrero perpetuo... E inmortal.

    Besos, Susurros. ¿Que nos deparará a su vuelta? ¿Más dolor?

    ResponderEliminar
  6. no soy crítico literario, pero si suelo ser el lector frecuente de cantidad de libros y novelas y tú sincronía con el contexto es en demasía bueno al paladar.

    Fue hermoso visitarte

    ResponderEliminar
  7. A veces es mejor no intentar pensar las ideas de otros, nos produce tristezas innecesarias... pensar en el abandono es muy triste... aishh que toque melancólico tiene el relato de hoy...

    Besos desde el abismo, buen fin de semana!!

    ResponderEliminar
  8. \\\///
    (Ó_Ó)
    una narrativa maravillosa q nos sumerge de lleno en una especie de aura envolvente y melancólica q nos llega a traves de las vivencias de tus consagrados personajes, oscuros como la propia pasion q los consume¡¡¡
    Un besazo my dulce Pasion¡¡¡

    ResponderEliminar
  9. \\\///
    (ª_ª)
    buenos dias amiga linda¡¡¡vengo a dejarte un regalo y espero q te guste¡¡¡¡¡
    con todo mi cariño:

    http://www.superhotfile.com/CommentGraphics/Valentine/images/valentine9.gif

    ResponderEliminar
  10. Me pierdo por tu bonito texto e imagenes.
    Feliz dia de San Valentin
    un beso.

    ResponderEliminar
  11. Respiro profundo y aliviado cada vez que leo una nueva entrada de tu relato que como río caudaloso, arrastra. Espero que estés y te deseo bien. Siempre en mi mente y mi corazón. Besitos cubanos.

    ResponderEliminar
  12. Nena mía, musa querida. Espero que estés teniendo un Día de los Enamorados hermoso y feliz en compañía de los tuyos y de ese amor lindo que te acompaña. Te recuerdo, te quiero y espero que te sientas mucho mejor. Abrazos y besitos cubanos.

    ResponderEliminar
  13. Ainsss me tienes enganchada a este bello relato de mis queridos vampiros, espero que ella no rechace su amor y cuando vuelva este esperándolo, pero se que lo separan muchas cosas...pero el amor lo vence todo hasta la oscuridad del alma...besitos preciosa...

    ResponderEliminar
  14. La idea de saber que alguien te puedes quedar solo, es mortal.

    Como siempre que paso por aquí, me encuentro un texto muy bien descrito, haces sentir que lo estas viviendo en primera persona.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  15. oh!!1 q lindo toque d melancolía y d amor...esa mirada perdida que se deja volar por la infinidad del paisaje refleja aquello que alguna vez quisisteis pero que nunca podréis tener eso aquello que observaras desde cerca solo como el espejismo d algún deseo....
    q lindo relato....susurros me ha encantado
    bn chica me voy bye tc tkm

    besoss!!

    ResponderEliminar