Lestat de Lioncourt "Su sangre corrió por mis venas más dulce que la vida misma, y entonces las palabras de Lestat tuvieron sentido para mí: sólo conocía la paz cuando mataba, y al oír el agonizante latido de su corazón... supe otra vez lo que la paz podía ser."
Anne Rice.

martes, 2 de febrero de 2010

Libro de Valine 6

No había amanecido aún cuando desperté. Busqué a tientas su cuerpo pero no estaba. Me incorporé sobresaltado y pude ver su silueta recortada por la claridad que ofrecía la luz de la luna, parecía absorta en sus pensamientos, aunque algo me decía que estaba inquieta. Volví a recostarme mirando hacia ella. La observé en silencio sin atreverme a articular palabra alguna, no quería perturbar ese momento que se me antojaba mágico. La tenue luz de la luna reflejada en su oscura melena rizada, que caía libremente hasta su cintura… su cuerpo perfecto cubierto tan sólo por la camisa de la que me había despojado la noche anterior. Apoyada en la pared junto al ventanal parecía disfrutar del dulce aroma de los naranjos en flor que entraba por la ventana. Por un momento dudé de si estaría despierto o por el contrario seguía sumido en un dulce sueño, un sueño al que quería aferrarme, grabarlo a fuego en mi memoria y en ese momento me hice una promesa, no permitiría bajo ningún concepto que nada le hiciera daño, nada ni nadie, no permitiría que esa mujer que miraba abstraída por mi ventana sintiera un solo ápice de tristeza o de dolor durante el resto de su vida. Daría mi vida por ella si fuera preciso.

Miró hacia la cama, cerré los ojos y tras cerciorarse de que aun dormía salió a la terraza. Caminaba con tal sigilo que parecía no rozar el suelo. La escuché pasear de un lado a otro durante un rato. Dejé de oírla y agucé el oído… pero fue en vano, sus pasos habían cesado. Supuse que se habría sentado en uno de los butacones que había la terraza. Me levanté despacio procurando no hacer demasiado ruido, no sabía qué era lo que la preocupaba, lo que la mantenía inquieta, pero no deseaba perturbar su silencio.

Me acerqué hasta la puerta de la balconada, se había recostado en uno de los sillones. Parecía más pequeña, sus ojos brillaban a la trémula luz de la luna, sin duda la noche la acariciaba resaltando más si cabe su belleza. Giró la cara hacia mí y me dedicó una dulce sonrisa, una sonrisa que no iluminó sus ojos. Me aproximé despacio y me senté a su lado, tomé una de sus manos y la acaricié despacio.

- ¿Qué ocurre, Drusila? ¿Qué te preocupa?

Me miró a los ojos, extendió la mano para acariciar mi mejilla y me habló en tono solemne.

- Mi dulce Valine, he pensado mucho en ti… en nosotros, esta noche.

No sabía si quería seguir escuchando, esas palabras y ese tono de voz me hicieron ponerme en guardia. Sabía que intentaba decirme algo que no iba a gustarme. Me sonrió como si pudiera leer mis pensamientos, como si supiera de mis temores.

- No quiero hacerte daño. Hay algo en mí que no puedo controlar, algo maligno… ya lo sabes.

Intenté protestar, pero me silenció poniendo la yema de su dedo sobre mis labios.

- Pocos saben el dolor que siente un vampiro cuando le acosa el ansia de sangre, cuando la bestia surge de nuestro interior convirtiéndonos en asesinos fríos y letales; tengo miedo de no poder controlarlo y hacerte daño. Lo mejor sería que me alejara de ti.

No podía dar crédito a lo que estaba escuchando. Quería protestar, decir algo, pero el nudo que se me había hecho en la garganta no me dejaba. Sentí que el alma se me partía, que las fuerzas me abandonaban. No podía ni parpadear, los ojos se me llenaron de lágrimas. No quería -ni podía- imaginar mi vida sin ella.

15 comentarios:

  1. El mejor obsequio que se le podría hacer a una mañana tan resplandeciente como esta es, sin género de duda, un nuevo episodio de tu fascinante novela, tras la intranquila espera de unos días que se me han hecho absolutamente interminables, considerando que había disfrutado de tus últimos episodios de una manera muy especial, por su romántico y pasional contenido.

    Y, en este caso, a pesar del paréntesis literario, has vuelto a conseguir que imágenes y sentimientos se cristalicen tanto en mi mente como en mi corazón, en forma de vívidos sueños, a través de tu magnífica narración y sublime descripción. En mis deseos más profundos existe esa emotiva visión que ha sentido Valine cuando, al despertar, se ha encontrado a su amada en pie, vestida únicamente con su camisa y en todo su sombrío esplendor.

    La posterior conversación hace hincapié en una cuestión lógica que, por muy idealizado que fuera el romance, debía surgir en cualquier momento, ya que la existencia vampírica está íntimamente ligada a la eterna maldición de la sangre, que puede implicar un destino fatídico para aquellos que traten de compartir su existencia con el cainita; no digamos amarlo.

    Sin embargo, cuando el amor es tan puro y sincero, no existen trabas, barreras, distancias o condenaciones, simplemente se quiere amar con todo lo que ello pueda significar, hasta las últimas circunstancias, más allá del dolor, más allá de la muerte. Pero, para eso, hay que luchar y demostrar que se está dispuesto a un sentimiento tan elevado e inmortal. Como sé que hará Valine con Drusila y Drusila, del mismo modo, también realizará... aunque falta saber con quién ;)

    Antes de marchar y culminar mi farragosa impronta escrita en tus comentarios, sólo quería mencionar que este pasaje, para mí, ha sido profundamente especial... pues has conseguido, no sólo que trascienda a las letras y contemplar cautivado la escena, sino que me ponga completamente en el lugar de los personajes...

    ... me he sentido protagonista de ello, junto a la verdadera Drusila y en otro lugar, en el que día y noche se sucederán sin importar qué ilumine los cielos.

    Echaba de menos tu Pasión Oscura, amor.

    Besos de un soñador de realidades, gracias a ti... ;)

    ResponderEliminar
  2. Maravillosa, Susurros..auque el dolor de ella no le impida amarle.
    Besos.MJ

    ResponderEliminar
  3. Un bello texto, con dolor, en el amor ya ves
    que pasan todas esas cosas que se sienten,
    un placer pasar por tu casa.
    que tengas una feliz semana
    un beso.

    ResponderEliminar
  4. Una descriptica entrada (maravillosa) para culminar en un diálogo matizado de dolor. Un paréntesis en el camino que sin duda valió la pena recobrar.

    Besos, Susurros.

    ResponderEliminar
  5. ________________##_________##
    _________ ______###*_______*###
    ___________.*#### #_________#####*.
    __________*######____ ______######*
    ________*#######_________ ___#######*
    _______*########.__________ .########*
    ______*#########.__________. #########*
    ______*######@###*_______*## #@######*
    _____*#########*###____###*## #######*
    ____*##########*__*####*__*### #######*
    __*###########_____*_*______## #########*
    _############_______________ ############
    *##*#########____AMIG@S____#########*##*
    *_____########_______ _______########_____*
    _______#######___ ___________#######
    ________*######_____ _______######*
    _________*#####*________ __*#####*
    ___________*####*________*### #*
    _____________*####______####*
    _____ __________*##*____*##*
    ________________ _*##__# #*
    __________________*####*
    __________ _______.######.
    _______________.####### ##*


    HOLAAAAAAAA COMO SIEMPRE GRAN ENTRADAAAA

    GRACIAS POR VISITAR MUNDO ANIMAL Y MI OTRO BLOG, IMAGENES http://chistianfilms.blogspot.com/ ABRAZOSSSS DE TU AMIGO CHRISSSSS

    ResponderEliminar
  6. yo me dejaría morder gustosamente, para convertirme y que me convierta en su eternidad.

    ResponderEliminar
  7. Como siempre describes tan bien... que nos sentimos allí, con ellos... siempre me quedo con ganas de más!

    Besos desde el abismo

    ResponderEliminar
  8. Curiosamente el dolor y el amor siempre irán ligados...
    Que trmendos episodios, una verdadera novela vampiresca.
    Un placer leerte querida, en esto como tu ninguna!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. \\\///
    (Ó_Ó)
    estupendo como siempre mi adorada pasión¡¡¡haces que nuestros queridos seres de la noche cobren vida en dada narracion¡¡¡mil veces bonito¡¡¡
    un besito de tu amigo el miedoso¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  10. Hasta a mi se me hizo nudo la garganta...
    Bien por ese cierre!!!

    Un placer leerte.

    ResponderEliminar
  11. hermosa narrativa con la que nos engalanas, se me puede decir que presencie cada imagen que trasladaste.

    bello, bello

    ResponderEliminar
  12. Simplemente me encanta =)

    Un beso señorita escritora

    ResponderEliminar
  13. Es muy importante asumir quien y que somos para poder seguir adelante. El no hacerlo es el peor de los engaños, el engañarnos a nosotros mismos.



    John W.

    ResponderEliminar
  14. Ains! Pobre! Que no le quiere hacer daño!

    Ya me tienes de nuevo por aquí para seguir leyendo tus escritos!

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  15. Ainssss cielo que me ha encantado, ese amor por ella tan intenso y ella que no quiere dañarlo me ha parecido estar leyendo uno de mis poemas de vampiros...es mi mismo pensamiento, un amor que es peligroso pero no se puede frenar...sublime...besitosss con cariño...

    ResponderEliminar