Lestat de Lioncourt "Su sangre corrió por mis venas más dulce que la vida misma, y entonces las palabras de Lestat tuvieron sentido para mí: sólo conocía la paz cuando mataba, y al oír el agonizante latido de su corazón... supe otra vez lo que la paz podía ser."
Anne Rice.

viernes, 5 de marzo de 2010

Libro de Valine 9

Me giré y seguí caminando. Dejé la casa tras de mí y en ella a la mujer que desde hacía sólo unos días se había convertido en el centro de mi vida. Tenía la sensación de conocerla desde siempre, de haberla esperado cada segundo de mi existencia, incluso cuando aún era un niño pequeño. Los recuerdos de mi infancia volvieron a mi mente. Por algún motivo que no acababa de comprender, en el único sitio en el que conseguía evadirme por completo era en el jardín posterior de la hacienda. Quizá ese fue el motivo real que me llevó a comprar la vieja casona. Recordé el momento en el que me paré ante el pequeño jardín que había detrás de la casa. Me llamó la atención una especie de enrejado en una de las esquinas, fue entonces cuando me di cuenta de que la entrada estaba tapada por la espesa maleza, parecía la entrada a una cueva. Pensé que podría ser un buen sitio para instalar mi cubil. Me sorprendí al comprobar que era un trozo pequeño de terreno rodeado por paredes de piedra recubiertas de musgo, los líquenes proliferaban con total libertad por aquellas abruptas paredes. La espesa vegetación en estado salvaje cubría toda la zona, tapando los setos de flores que habían configurado el jardín. Me costó un gran esfuerzo devolverle a su estado, no quería que nadie supiera de su existencia con el fin de que no dejara de ser un lugar desconocido en el que refugiarme cuando necesitaba estar solo. La oscuridad y la humedad habían propiciado que el jardincillo se poblara de luciérnagas. Las hadas y los lamparcontes también habían encontrado allí su refugio confiriéndole un halo mágico al lugar.

Caminaba perdido en mis recuerdos cuando algo me llamó la atención, unos metros más adelante sentada sobre una piedra a un lado del camino había una mujer. Por sus ropas supe que se trataba de una guerrera, aminoré la marcha con la intención de darme tiempo para observarla, ella ni siquiera me miró, parecía no haberse dado cuenta de mi presencia, o simplemente pasaba de mí, lo que claramente demostraba lo segura que se sentía de sí misma. Por su estatura y su complexión supuse que se trataba de una mujer elfa, me pregunte qué haría sentada en aquel lugar. Me acerqué despacio hacia ella y saludé amablemente desde una distancia prudencial, giró la cabeza hacia mí inclinándola a modo de saludo. A pesar de que obviamente estaba de viaje su aspecto era impecable, llevaba la melena corta, no creo que llegara a rozarle los hombros, su pelo oscuro enmarcaba su pálida cara, sus orejas puntiagudas sobresalían ligeramente entre su pelo. Sus labios dibujaron una media sonrisa o eso me pareció, confiriéndole un brillo especial a sus ojos almendrados. Su gesto amable me dio confianza para acercarme.

- Buen día –incliné también mi cabeza devolviendo así el saludo.

- Saludos caballero –apartó la mirada de mí para volver a lo que estaba haciendo minutos antes.

Desde la distancia no había podido percibir que hacía la mujer, sólo pude apreciar que estaba sentada, más bien acuclillada sobre la piedra, parecía manipular algo. Miré las cosas que la elfa había extendido sobre la piedra. Su espada de doble hoja estaba apoyada junto a ella, preparada para atacar al más mínimo movimiento extraño.

10 comentarios:

  1. Qué terriblemente complicado ha de ser encontrar a esa persona que se convierte en el fundamento de tus ilusiones y en tu razón para vivir y, una vez estás con ella para compartir tanto amores como pasiones, tener que separarte por algún motivo irremediable, que no se puede prorrogar y que impele a un temporal distanciamiento, que duele con cada paso que se da a medida que se va alejando. Sin embargo, qué hermoso será cuando, después de esa efímera separación, se produzca un nuevo reencuentro, que hará olvidar por completo y al instante cualquier tipo de alejamiento (si es que Drusila está todavía allí para esperarle...).

    Respecto a ese jardín secreto y mágico, estaba deseando que hablaras sobre él, más bien, que lo describieras como sólo tú sabes hacerlo, pues es un lugar que yo no sólo he visitado con la imaginación, sino que he estado allí y sabía que podrías volver a evocarlo con tu fascinante capacidad literaria con suma facilidad. Me ha encantado poder regresar otra vez hasta él, y deleitarme con su visión, su atmósfera, sus formas e, incluso, sus olores y sus sonidos.

    Para culminar, esta vez sí he de reconocer que me has vuelto a someter a la intriga, pues pensaba que esa elfa que se ha encontrado en el camino reaccionaría de otra manera cuando Valine ha cruzado ante ella y no con semejante indiferencia. Aunque estoy convencido de que algo esconde, no obstante, está visto que quieres alargar mi semana dejando el capítulo totalmente abierto y presto a distintas interpretaciones sobre lo que hará esa guerrera tan aguerrida y bien armada... ;)

    Besos sin corrección, porque en el amor no hay impurezas, ni en tu literatura tampoco :)

    ResponderEliminar
  2. si, yo también estaba refugiada alli, ante el inmerso peligro que se percibía...
    Me he perdido de algunas de tus historias, pero regreso por aquí.
    Un abrazote y feliz fin de semana.
    Besiños

    ResponderEliminar
  3. HOLAAAAAAAAAAA ESCRIBES GENIAL, TE DESEO UN GENIAL FIN DE SEMANAAA, SALUDOS Y ABRAZOS DE TU AMIGO CHRISTIANNNNNNNNNNN

    ResponderEliminar
  4. \\\///
    (Ó_Ó)
    Gracias por visitarme¡¡¡¡
    espero q te encuentres mejor de salud.
    tu historia siempre maravillosa¡¡¡¡
    espero q te traigas el regallito de mi blog¡¡¡¡
    besitos my Pasion¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  5. me tiene atrapado esta historia (libro) no me la pierdo por nada del mundo.
    besos

    ResponderEliminar
  6. Es la separación lo que le dá grandiosidad a el relato.
    Desde el segundo1 hasta el final he estado pegada a la pantalla, en ningún momento decae el ritmo del relato que te atrapa y te hace pedir saber más y más.
    Excelnte post!
    Buen fin de semana
    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Algo que ciertamente me agrada de lo que escribes, es que encuentro neutralidad en tu género. No sé si eres hombre o mujer. De gustarme y no debo porque hacerme la pregunta si me gusta tu neutralidad.

    Me encanta que acudas a tu niñez por respuestas y que seas capas de reconocer el amor. Soy tan cobarde que ese momento lo reconozco cuando es demasiado tarde.

    De más esta decir que tu narrativa es hermosa.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  8. Ahora que había empezado desde cero tu historia, realmente echaba de menos retomarla...

    Besos, Susurros.

    ResponderEliminar
  9. Los guerreros elfos siempre mantienen su espada cerca, nunca les cogerás por sorpresa. Que ganas de seguir leyendo.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  10. \\\///
    (á_á)
    en la celebracion del DIA DE LA MUJER, para vos un beso y este regalo:
    ¡¡¡FELICIDADES¡¡¡¡

    http://img177.imageshack.us/img177/9982/animation2vo6.gif

    ResponderEliminar