Lestat de Lioncourt "Su sangre corrió por mis venas más dulce que la vida misma, y entonces las palabras de Lestat tuvieron sentido para mí: sólo conocía la paz cuando mataba, y al oír el agonizante latido de su corazón... supe otra vez lo que la paz podía ser."
Anne Rice.

viernes, 16 de abril de 2010

Libro de Valine 13

Pronunció su nombre como si se tratara de una sentencia, otorgándole a su voz un tono solemne. Hacía ya un rato que habíamos dejado atrás el pueblo. La distancia parecía haberla relajado, aunque la preocupación no se había borrado de su rostro. La pausa que había mantenido después de pronunciar el nombre de la misteriosa mujer de la plaza había conseguido despertar mi curiosidad. La sujeté por el brazo y la obligué a detenerse.

- Termina de hablar mujer –inquirí con tono severo procurando que mi voz le resultara lo suficientemente autoritaria como para que terminara con la intriga.

Se soltó dando un pequeño tirón del brazo, miró a su alrededor y por encima de mi hombro, giró despacio sobre sus talones y comenzó a caminar despacio mientras se dirigía a mí sin apartar la mirada del camino.

- La conocí hace mucho tiempo, nuestras familias siempre estuvieron enfrentadas. No me preguntes el motivo porque no lo sé, sencillamente crecí evitándola.

Por algún motivo que, o bien realmente no sabía, o no quería contarme, Eolion y Camil eran rivales. Pero eso ya lo sabía. No hacía falta ser muy astuto para darse cuenta. Fruncí el ceño en señal de disgusto, pero no me dio tiempo a protestar.

- No sé qué estaría tramando, si es eso lo que te tiene intrigado, pero si sé que la presencia de esa mujer en la plaza no puede traer nada bueno y menos si está acompañada por Selil.

- ¿Selil? No me di cuenta de que estuviera acompañada.

- Selil estaba situada al lado contrario de la plaza. Esas dos mujeres son peligrosas cuando están solas, juntas son letales. Y a pesar de que daría mi vida por Selil, ella es muy amiga de Camil. Diría que comparten más que una simple amistad.

Me miró y una sonrisa picara asomó a sus labios, supongo que adivinó por mi expresión cual sería la siguiente pregunta, porque no me dio tiempo a formularla.

- No es lo que estas pensando

Rompió a reír con esa risa contagiosa que la caracterizaba, por lo que muy a mi pesar, ya que no deseaba restarle seriedad a la conversación, también a mis labios asomó una tímida sonrisa.

- Conocí a Selil cuando tan sólo era una recién llegada a estas tierras. Yo buscaba una posición entre los guerreros de la comarca y ella me introdujo en la asociación. Me presentó ante el consejo de los Uruk-Mussúm y apoyó mi petición de entrar a formar parte de la cofradía.

Hizo una pausa esperando probablemente a que yo preguntara algo, pero yo quería saberlo todo. Cerró los ojos y torció la boca, era evidente que no era una conversación que deseara mantener, pero no estaba dispuesto a dejar pasar la oportunidad, probablemente no volvería a hablarme del tema si no lo abordaba en ese momento.

- Me remontaré un poco en mi historia para que entiendas el motivo que me trajo hasta estas tierras. Soy la mayor de tres hermanas, mi padre deseaba tener un varón, pero sus deseos no se vieron cumplidos y los dioses no le favorecieron con el nacimiento de un hijo. Fui educada en las artes de la guerra como habría correspondido al primogénito, he de reconocer que no me disgustaba la decisión de mi padre. Nunca me vi como una matrona rodeada de pequeños tirando de mis faldas. Entré a formar parte del ejército y llegue a ser una de sus capitanes más jóvenes. Llegó un momento en que el entrenamiento se me quedaba pequeño… yo quería mas. Quería ser uno de los mejores guerreros, quería incluso llegar a comandar las tropas del Reino y para eso necesitaba ampliar mis horizontes.

Se detuvo y busco en su bolsa, saco una pequeña cantimplora de metal recubierta de algún tipo de cuero oscuro. Dio un trago y me la ofreció, negué con la cabeza. La cerró y volvió a meterla en su mochila. Buscó con la mirada, había unos árboles unos metros más adelante, se dirigió hacia ellos y yo la seguí. La verdad es que hacía bastante calor para continuar el viaje, sin duda era mejor esperar a que el sol se ocultara para continuar nuestro camino.

Dejó caer su bolsa junto al tronco del árbol, se tumbó apoyando la cabeza en ella y cerró los ojos. Me senté a su lado, no tenía intención de concluir la conversación de esa manera. Abrió ligeramente uno de sus ojos y me miró por el rabillo haciendo una mueca de disgusto. Se giró hacia mí quedando recostada sobre su costado. Mientras arrancaba distraída la hierba levantó la mirada hacia mí.

- ¿No es suficiente verdad?

5 comentarios:

  1. Y la intriga se enlaza con otra intriga, mientras la historia se hilvana con capítulos en los que van sucediéndose personajes, que ya han aparecido en otros momentos de la novela, pero de los que vamos conociendo nuevas informaciones y biografías a medida que transcurren los pasajes literarios. La verdad es que me está encantando la historia de Eolion, me parece un personaje muy relevante y carismático, con mucho que contar y revelar... tanto que ya estoy con unas irrefrenables ganas de continúe la historia, igual que Valine jajajaja

    Pero todo ello, este interés, esta apasionada adicción por tus letras, es la que fomentas tú con tu buen hacer, con esas constantes demostraciones de genialidad en lo que escribes y describes. Sigo insistiendo en que me gusta mucho cuando aparecen diálogos en tus fragmentos, les das una vida que muy poca gente puede lograr alcanzar. También hacer mención a que la historia gana muchísimos enteros y riqueza con la variedad de subtramas y personajes secundarios, especialmente por ese tratamiento que le das.

    Diría que podrías escribir otro libro sobre Selil si quisieras, y ya puestos a pedir, ¿por qué no de Camil y de Eolion? jajaja

    Pero no te pediré más puntos de vista, sólo te pediré que sigas siendo tan maravillosa y especial como eres... aunque eso no es necesario que lo pida, es una evidencia.

    Eres única, no me cansaré de repetírtelo.

    La única para mí :)

    Besos de tu amor, ¡que ya tiene tu misma edad! (y que pronto lo festejará contigo) ;)

    ResponderEliminar
  2. no! no es sificiente, quiero saber más!!!
    bueno por aquí tras tu historia.
    besos

    ResponderEliminar
  3. \\\///
    (^_^)
    Hola My Pasion, la intriga aumenta mintras avanza tu pluma¡¡¡Un lujo leerte¡¡¡¡bonito finde
    un besito¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  4. todo una hermosa antesala para lo que puede pasar mientras estas sintiendo.

    irse en silencio no es justo, leerte es un placer.

    saludos

    ResponderEliminar
  5. Llegas de nuevo cargada de talento y haciendo posible que todos esperen y demanden más, pues son adictos a la maestría con que los haces vivir y adentrarse en las complejidades y los vuelcos de tus personajes, tus lugares y tus tramas. Cada día estás mejor en el dominio de tu arte, niña hermosa. Sigo, como los demás, esperando por el próximo capítulo. Besitos cubanos para ti y para tu toro hermoso.

    ResponderEliminar