Lestat de Lioncourt "Su sangre corrió por mis venas más dulce que la vida misma, y entonces las palabras de Lestat tuvieron sentido para mí: sólo conocía la paz cuando mataba, y al oír el agonizante latido de su corazón... supe otra vez lo que la paz podía ser."
Anne Rice.

jueves, 29 de abril de 2010

Libro de Valine 17

Estaba demasiado débil para buscar su alimento. Sopesé la posibilidad de entregársela a los suyos, pero dudaba de que sobreviviera si esperaba a la noche para trasladarla hasta el cementerio, ni siquiera sabía si la encontrarían a tiempo sus propios amigos. Por otro lado cabía la posibilidad de conseguirle una víctima, pero ni siquiera me planteé la posibilidad de cazar para ella. Quizá la sangre de algún animal grande le daría la fuerza suficiente como para aguantar hasta que el sol se ocultara. En ese momento dejó de retorcerse. Ya no tenía fuerza para moverse, mantenía los ojos muy abiertos con la mirada completamente perdida, me dio la sensación de que tenia la mandíbula encajada… se estaba muriendo. Me acerqué a ella despacio, con precaución, no sabía cómo podría reaccionar en ese estado. Acerqué la mano a su boca, pero no reaccionó. Eché mi mano al cinto, tomé uno de mis kukris y me di un corte profundo en la palma de la mano. La sangre comenzó a brotar, noté como corría despacio por mi mano, escurriéndose hacia la muñeca. Acerqué la mano a su boca, abrí y cerré varias veces la mano para que sangrara más abundantemente. Unas gotas de mi sangre humedecieron sus labios resecos, la vampiresa pareció cobrar vida. Centró la mirada en la sangre y antes de que pudiera reaccionar la tenía enganchada a mi mano como un bebé al pecho de su madre. Cerré los ojos, notaba mi sangre correr más deprisa con cada uno de sus sorbos. Tenía que calcular el momento de apartarla. Necesitaba tomar fuerzas, pero no estaba dispuesto a morir por ella. Me vi obligado a empujarla. Cayó hacia atrás y se levantó de un salto quedando agazapada junto al aparador que había al fondo del dormitorio. Saqué un pañuelo y envolví mi mano con él. A pesar de ser un corte profundo había dejado de sangrar, probablemente sellado por la saliva de la vampiresa. Esperé pacientemente a que se calmara. Cuando lo hubo hecho intenté dialogar con ella, pero a pesar de haberle salvado la vida se mostraba desconfiada y bastante asustada. No quise forzar la situación y decidí esperar a ganarme su confianza.

Caminaba inmerso en mis recuerdos cuando de repente Eolion me sacó de mi abstracción, se detuvo mientras me hacia un gesto con la mano para que también yo me detuviera. Llevé las manos a la empuñadura de mis kukris, realmente no había escuchado nada extraño, pero me fiaba de la chica. La miré, estaba en tensión con su espada de dos hojas sujeta con fuerza; esperaba a que algo asomara de entre la espesura. Me acerqué a ella sin hacer ruido y cuando me encontraba tan sólo a un par de pasos me dirigí a ella susurrando.

- ¿Qué has oído?

- Ssssssssh, alguien nos viene siguiendo desde hace ya un buen rato.

- ¿Alguien? ¿No crees que pueda ser un animal?

- No, si fuera un animal ya habría atacado.

En ese momento escuchamos unos pasos justo delante de nosotros. De la oscura espesura surgió una sombra. Miré a Eolion por el rabillo del ojo y me sorprendió comprobar que se había relajado, incluso diría que una media sonrisa asomaba a sus labios. Entrecerré los ojos intentado aclarar las formas de la figura que avanzaba hacia nosotros con paso firme. Sin duda era una mujer, lo que en cierto modo me alivió un poco. Venía sola y por el gesto de tranquilidad de Eolion se conocían.

- ¡Selil! No sabes cuánto me alegro de verte –sonrió mientras inclinaba ligeramente la cabeza.

- Eolion -la elfa, que para ese momento ya había llegado hasta nosotros, inclinó la cabeza también, devolviendo el saludo. después me miró de arriba abajo con una actitud desafiante en su mirada.

- Nos sigues desde hace rato, ¿por qué te has mantenido oculta?

Eolion no le quitó los ojos de encima. La otra mujer me rodeaba, observándome a un palmo de distancia. Podía sentir su aliento gélido sombre mi piel y en ese momento lo vi claro: Selil era una vampiresa.

Un montón de dudas me asaltaron en ese momento. ¿Por qué Selil había ayudado a Eolion cuando ésta llegó a Assen? ¿Por qué no la había mordido hasta desangrarla por completo? ¿Acaso Selil habría encontrado otra manera de alimentarse? Y en ese caso, ¿por qué la temían tanto en Assen? ¿Podría ayudar a Drusila?

8 comentarios:

  1. He de reconocerlo, con absoluta sinceridad, mi amada autora, pero en el inicio de este fragmento has alcanzado la sublimidad en tu narrativa. No sólo es una brillante descripción de la agonía de un vampiro, de este ser perteneciente al folklore oscuro que tan vulgar se puede haber tornado para algunos, por esa moda creciente que hay en los últimos años. Pero para mí, el género vampírico, dentro de la literatura, siempre será una temática atractiva y fascinante, y si una escritora como lo eres tú le da ese tratamiento tan certero y ajustado, no puedo hacer otra cosa sino alegrarme de que te hayas decidido a que tu novela aborde a los cainitas :)

    La actuación de Valine, por una parte, me ha resultado la más coherente, considerando la actitud que había demostrado hasta el momento, además de que, al ser un semidragón, y no demostrar una maldad aparente, creía que sería más tolerante con otro tipo de razas a pesar de que ésta fuera una de origen maligno. No obstante, me ha sorprendido, aunque no con desagrado, que haya sido con su propia sangre con la que la haya alimentado.

    Pero en fin, cuando parecía que se iba a desvelar algo... lo has vuelto a hacer. El protagonista de este emocionante punto de vista, ha salido de su embelesamiento y ha regresado a su realidad actual y presente, la cual también he de reconocer, que es muy interesante. Has logrado recrear la tensión que puede flotar en el ambiente de un bosque lúgubre y nocturno a la perfección... hasta que ha aparecido un personaje del todo esperado y que, como lector fiel y acérrimo de tu obra, me encanta jajaja

    Sin duda, que una vampiresa como Seline aparezca de entre la tiniebla de esa forma, debe ser tanto imponente como aterrador, no me gustaría estar en el pellejo de Valine en ese instante. Por suerte, en apariencia, parece que es amiga de Eolion... pero no sé si debería fiarse...

    E imagino que, para resolver también esta duda, tendremos que seguir esperando jajaja

    Me ha gustado mucho el detalle de terminar el relato con varias preguntas retóricas, es una fantástica manera de terminar este impecable trozo que has publicado hoy :)

    Sigue así, con este ritmo de publicaciones, porque me estás apasionando verdaderamente con lo que escribes...

    ... y no sólo con lo que escribes, ya lo sabes ;)

    Besos cargados de amor para ti ... y de resentimiento hacia ONO, que no me ha dejado publicarte antes y he tenido que reescribirlo todo jajaja

    ResponderEliminar
  2. Buenoooo... pues mil preguntas que nos quedan para resolver para la próxima entrega!!!

    Me encanta poder volver a leerte con asiduidad... espero que estés bien.

    Muchos besos desde el abismo

    ResponderEliminar
  3. bueno, esto se pone bueno! esta película no me la pierdo por nada del mundo!!
    abrazos

    ResponderEliminar
  4. Aplausos y vítores de "¡bravo!". J.D. tiene razón. La escena entre tu personaje y la vampiresa durante la "agonía" de ésta y con la acción de aquél es simplemente soberbia y magistral. Ya tu amor lo dijo todo, así que no puedo agregar mucho más que no sea redundante. Cada vez lo haces mejor y con más sello propio. Un abrazo enorme y muchos besitos cubanos para los dos.

    ResponderEliminar
  5. Me he puesto al día leyendo lo que me faltaba y que decirte!!! eres la mejor cielo...y me he quedado con ganas de mas, espero que pueda ayudar a Drusila...besitoss

    ResponderEliminar
  6. te encontre en la red por casualidad y me alegra, porque lo mas bello aparece siempre sin esperarlo. Te sigo expectante, y te invito a visitarme http://unminutodemieternidad.blogspot.com/ besos

    ResponderEliminar
  7. Pasate por mi blog si quieres recoger un premio que he dejado para ti.

    Besos, Manuel.

    ResponderEliminar
  8. La narrativa e inventiva es una maravillada, a mi no me queda mas que aprender de ti. Las tramas son muy interesantes. como de película, sí sin duda alguna.

    Te dejo un abrazo,

    ResponderEliminar