Lestat de Lioncourt "Su sangre corrió por mis venas más dulce que la vida misma, y entonces las palabras de Lestat tuvieron sentido para mí: sólo conocía la paz cuando mataba, y al oír el agonizante latido de su corazón... supe otra vez lo que la paz podía ser."
Anne Rice.

jueves, 19 de noviembre de 2009

Libro de Marcus - 53.


Arrugué el pergamino con una mano mientras con la otra propinaba un puñetazo contra el escritorio, un dolor punzante me atravesó la mano subiendo por el brazo casi hasta el hombro al tiempo que escuché un chasquido; sin duda algo se había roto. Pero ni siquiera ese dolor pudo apartar de mi mente la angustia que me había provocado la carta de Drusila, de alguna manera me había partido en dos, me sentía despedazado, roto. No sé cuantas horas pasé sentado ante aquel escritorio con la cabeza entre las manos sumido en una profunda tristeza, en la desesperación más absoluta. No podía apartar de mi mente su hermoso rostro, sus ojos llenos de amor clavados en los míos, sonriendo eternamente. Una y otra vez me maldije a mi mismo por haberla abandonado cuando realmente hubiera dado mi vida por ella sin dudarlo un solo segundo de mi ya larga existencia.

No podía ni quería imaginar mi vida sin tenerla a mi lado, las ganas de seguir con mi existencia me abandonaban por momentos, llegando incluso a plantearme la posibilidad de salir al jardín y dejar que el sol acariciara mi rostro por última vez… acaricié esa idea durante bastante rato. Me acerqué a la ventana y corrí la gruesa cortina, en el horizonte se podía apreciar la claridad que apenas imperceptible iba tornando la oscuridad de la noche en una mañana que a pesar de amenazar con ser clara y soleada para mí era la más oscura y tenebrosa de toda mi vida.

Cerré las cortinas con tanta fuerza que la barra de madera que las sujetaba estuvo a punto de ceder y caer sobre mi cabeza. En ese momento el dolor y la desesperación dieron paso a la fortaleza que necesitaba para recuperar el amor de Drusila. No estaba dispuesto a abandonar la lucha, a quitarme de en medio y dejarle el camino libre a aquel semidragón, sin ofrecer la menor resistencia, como hubiera hecho un caballero que se sabe vencido. No era un caballero y no estaba dispuesto a perderla, no sin haber hablado antes con ella. Me acerqué al escritorio, tomé la pluma y extendí uno de los rollos de pergamino; comencé a escribir, tenía que medir las palabras porque sabía que de esas letras dependía mi futuro. Mojé la pluma en la tinta y dejé que mi corazón se encargara de hacer el resto, las palabras parecían brotar espontaneas de la pluma: A mi adorada Dru.

Guardé la carta en el bolsillo interior de mi levita y volví a dejarla sobre la chaise longue. Me dirigí hacia la cama y me dejé caer pesadamente en ella, tan sólo hacía un rato que había amanecido, me esperaba un día muy duro y muy largo. Tirado sobre aquel mullido colchón y con la vista fija en algún punto del techo, mi recuerdos decidieron afluir a mi mente. Una sonrisa amarga se dibujó en mis labios al recordar el momento en el que por primera vez pude contemplar la sonrisa dulce de mi pequeña Drusila.

18 comentarios:

  1. ¡Qué maravilla! ¡Te has compadecido de tus fieles y devotos lectores, y apenas te has demorado unos días en proseguir esta apasionante, romántica y, especialmente en esta ocasión, desgarradora historia! Y, por supuesto, continuas sin defraudar en absoluto.

    Podría decirse que, si es que realmente se piensa en la existencia de un karma o de una balanza cósmica, Marcus ha visto compensado, negativamente por supuesto, en este pasaje literario, el hecho de haber desatendido y abandonado durante tanto tiempo a la mujer que amaba. Puede que sus motivos fueran comprensibles para él, pero no son del todo coherentes, al menos para este sencillo y farragoso comentarista, que jamás se plantearía dejar en semejante desamparo a su amor por mucho que pudiera protegerla con esa acción.

    Por un momento he creído que se iba a dejar vencer por la tristeza, pero ha sido una efímera sensación, pues imaginaba que esta historia, aunque probablemente culmine en tragedia, al menos implique una lucha por su parte. Que sufra ahora, sin contemplaciones, pero que venza esa adversidad y demuestre, al fin, que lo que siente es sincero y veraz.

    Sólo espero que la carta que ha escrito esté a la altura de las decididas y sentenciantes palabras de Drusila. Pero considerando que tú eres la escritora, estoy plenamente convencido de que sí lo estará ;)

    Mil y un besos para ti, que ya serían mil y un besos menos para alcanzar la infinidad :)

    ResponderEliminar
  2. Hola Susurros,

    Tienes una capacidad extraordinaria para el romanticismo sin llegar a la cursilería. Me encanta y te admiro por ello al ser una de las cosas que no me atrevo a escribir.

    Recibe un cálido susurro de tu seguro admirador.






    John W.

    ResponderEliminar
  3. )))((
    (ª_ª)
    Una pasión oscura q enciende la luz en cada relato¡¡¡¡
    Besos mortíferos¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  4. En total acuerdo, me encanta la manera como relatas y nos haces apasionar con cada entrada llevándonos por los caminos de estas historias.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Maravilloso niña. A veces cuando creemos haberlo perdido todo, sacamos fuerzas quién sabe de donde para intentar rescatar el amor. Seguramente lo logrará.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Genial! eso, que no se rinda en la lucha...y ahora a ver que pone en ese pergamino y sus recuerdos. ¡Cómo me gustaaa...!

    besos desde el abismo

    ResponderEliminar
  7. estupendo susurros siempre dejandonos con la boca abierta tus relatos son excelentes saludos

    ResponderEliminar
  8. Sí claro Susurritos, ¿qué te crees que es esto, Renault Ocasión como dice Fail? xDD Además no puedo pedírmelo para Papá Noel, este año me enterado de que son los padres D= jajajajajajaja
    To subnormal yo, así está la vida, espero que nadie lea los comentarios que te pongo, pensarán ¿y esta de dónde ha salido?

    Me gusta el relato, lo que pasa es que cuando los leo aquí ya no tiene emoción porque soy una enchufada y me los he leído antes muahaha xD

    ¿Sabes lo que haría yo? Poner una encuesta sobre quién cree tu amado público que va a morir. Ya sabes por quién voto yo :D woohoo

    Un besito en las pestañas :3 (si tienes rimmel paso)

    ResponderEliminar
  9. lo del besito en las pestañas lo haces basicamente para molestar no?

    No es mala idea lo de la encuesta jajajajjaja

    Por cierto si me das un beso en las pestañas, te vas a enterar cuando haya sopa.

    Besitos Damita.

    ResponderEliminar
  10. Me cae bien este Marcus me parece bien que luche por lo que quiere, te quedó impecable el relato.

    Besos

    Noe

    ResponderEliminar
  11. esta noche me adentraré en tu sueño,cuando lleves tres horas dormida empezarás a notar una brisa fria,pero no despertarás,en ese momento llegaré y te mostraré un nuevo mundo atemporal.

    ResponderEliminar
  12. Te he dejado un premiecillo, por cierto :3 guarroncita mía de mi corazón.

    ResponderEliminar
  13. Gosto da maneira suave e doce como escreves Beijo.

    ResponderEliminar
  14. HOLA SUSURROS!Tienes una manera especial para mantener al lector espectante.Me gusta tu casa,aunque el relato que he cedido a Miedoso,lo publico en otro blog amigo,en mi mundo Interior,hablo de lo que siento y pienso.
    Te enlazo.Un beso.MJ

    ResponderEliminar
  15. La pasión en el relato de tal posición es lo que conmueve a cada lector. Para mí, es demasiado oscura, pero nos mantienes pegados al dintel de cada letra, esperando el próximo párrafo.
    Buen trabajo, adelante.

    ResponderEliminar
  16. ains....cre que me he perdido, si es que no puedo tardar tanto en visitarte...
    Ultimamente llego tarde a todos los sitios.
    Que ha pasado con Marcus y Drusila, porque la carta...?
    Mejor sigo leyendo y me pongo al dia...
    Buen fin de semana!!!
    Besazos.

    ResponderEliminar
  17. Un resplandor de esperanza siempre nos espera en el mas recondito de los rincones , me encanto susurrin muy hermoso perdona la tardanza en pasar ya sabes los turnos de noche, un besazo enorme y un abrazo preciosa.

    ResponderEliminar