Lestat de Lioncourt "Su sangre corrió por mis venas más dulce que la vida misma, y entonces las palabras de Lestat tuvieron sentido para mí: sólo conocía la paz cuando mataba, y al oír el agonizante latido de su corazón... supe otra vez lo que la paz podía ser."
Anne Rice.

domingo, 3 de enero de 2010

Libro de Valine 2

Me acerqué a la ventana de mi alcoba, hacia ya varios años que vivía en Assen, no sé cómo llegue a este pueblo, desde que abandoné la abadía había recorrido muchas ciudades en busca de algunas respuestas, pero Assen me cautivo, sus gentes y su rutina me parecieron acogedoras en ese momento y me compré una hacienda, la casa principal era muy espaciosa, demasiado grande para una sola persona, pero resultaba muy acogedora, y el jardín posterior poseía un encanto que lo hacía casi mágico, la tarde estaba densa y gris, el viento había comenzado a soplar con fuerza y a lo lejos se escuchaban algunos truenos que amenazaban con descargar una fuerte tormenta, mi labios dibujaron una amarga sonrisa y me dispuse a salir a pasear por el bosque que se extendía amenazante alrededor de mi casa.

Me gustaba pasear por aquel bosque, me ofrecía la paz que mi alma buscaba desesperadamente, aunque tan solo durara lo que duraba el paseo, pero en ese rato mi alma volaba libre más allá de mi propio cuerpo, era incluso capaz de dejar mi mente en blanco por algunos segundos, me sabia solo y esa soledad me ayudaba a evadirme de mis temores, y de mi angustia, aunque nunca era capaz de desterrar también mi pena.

En mis cavilaciones me había alejado bastante y la lluvia comenzó a caer con fuerza, conocía ese bosque como la palma de mi mano, me encaminé hacia una cueva que tenía dos salidas una de ellas quedaba cerca del linde del bosque que daba con mi casa. Atravesé la cueva caminando despacio, quería darle tiempo a la tormenta para descargar toda su ira, y además me sentía a gusto dentro de las cuevas, en cierto sentido me parecía como andar por casa, el eco de la cueva hacia resonar los truenos, a lo lejos distinguía la otra entrada de la cueva que se iluminaba con cada nuevo rayo, me aproximaba despacio sabiendo que aún duraría bastante la tormenta.

Me había acercado bastante a la salida cuando uno de los rayos de la tormenta ilumino parcialmente el trozo de cueva de la entrada, en un rincón me pareció atisbar algo que se movía, me detuve cauteloso pensando que podría ser algún animal salvaje, pero aquella criatura no se volvió a mover, estaba tan quieta que parecía una estatua, incluso hubiera jurado que ni siquiera respiraba, en el siguiente relámpago pude ver que se trataba de una mujer, parecía asustada y estaba empapada.

16 comentarios:

  1. No hay mejor manera para reflexionar que en el transcurrir de un bucólico paseo en un entorno natural boscoso como el que acabas de recrear con una armoniosidad sublime, como suele ser usual en cada uno de tus extraordiarios escritos.

    Esa intensa lluvia que inunda el cuerpo, pero no cala en el alma, con la que se logra alcanzar un sentimiento de serenidad necesario, quizá por el efecto de sosiego que provoca sentir como gotas de templada agua recorren la piel en un sutil descender, es una sensación realmente maravillosa, que comparto con Valine cuando preciso de sumergirme en mis pensamientos ( y que es mucho más dulce cuando es compartida con otra persona, con los pies desnudos sobre una tupida hierba ;) ).

    Bien sabes que me encanta este personaje, puede que por su carácter atormentado, pero especialmente por esa pasión que demostrará desde el momento en el que se encuentra con esta mujer, una dama que no esperaba hallar en lo más profundo de esta romántica caverna...

    Y es que... me encantan las sorpresas y, mucho más, los encuentros casuales y azarosos. Son los que nos hacen sentir vivos ;)

    Dulces besos desde el lago de diáfanas aguas, morada de las hadas, de detrás de la casa de Valine :)

    ResponderEliminar
  2. Comienza a ser irresistible el relato...

    Veremos qué propósitos tiene aquella dama.

    Te sigo. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Sabes siempre me dejas con mucha intriga y con ganas de conocer aún más, no tardes por favor.

    Besos corazón.

    ResponderEliminar
  4. Me encantan las tormentas... y más si me pierdo en un bosque como este entre tus letras... siempre magnífica tu descripción!

    Besos desde el abismo

    ResponderEliminar
  5. ufffff, full, bacanas todas imágenes.
    abrazos

    ResponderEliminar
  6. Es fantástico poder comenzar a leer desde el principio la tercera "visión" de la historia.
    No tengas dudas que seguiremos hasta el final.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Me aíslo un fin de semana y casi me pierdo esto.

    Así da gusto comenzar un año y lo que sea.

    Un beso y un cálido susurro.




    John W.

    ResponderEliminar
  8. Un Relato tentador, con tu permiso visitare tu blog.

    ResponderEliminar
  9. ESTOY AUSENTE,REGRESO UN DÍA Y ME VUELVES A DEJAR CON GANAS DE MAS...MAGNIFICO.
    BESOS.MJ

    ResponderEliminar
  10. Magnifico relato, pero me has dejado la miel en los labios, tendremos que esperar la continuacion.
    Besazos guapa!!!!!!!

    ResponderEliminar
  11. \\\///
    (Ó_Ó)
    He regresado mi pasion Oscura y he venido a darte unos susurros mortales¡¡¡tu relato marcha de maravillas¡¡¡¡un lujo¡¡¡
    saludos¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  12. Y veo ke la historia continua... me alegra saber eso

    saludos y que tengas lindos dias

    un beso

    ResponderEliminar
  13. Interesante te leo con inquietud e intriga
    por saber como terminas tu bello texto,
    te felicito por tu buen hacer gracias por
    compartirlo.

    Que tengas un feliz dia de reyes
    un beso
    RMC

    ResponderEliminar
  14. Como siempre no dejas de sorprenderme, pues conociendonos poco has dejado tus huellas en mi fria nieve. Muchas gracias y tambien te deseo que tengas un feliz 2010. Sigue escribiendo que nos haces pasar un buen rato. un besazo. Artico. Aurora Boreal.

    ResponderEliminar
  15. cada dia escribes mejor
    la verdad solo puedo decirte
    tienes mi respeto princesa de la pluma...

    ResponderEliminar