Lestat de Lioncourt "Su sangre corrió por mis venas más dulce que la vida misma, y entonces las palabras de Lestat tuvieron sentido para mí: sólo conocía la paz cuando mataba, y al oír el agonizante latido de su corazón... supe otra vez lo que la paz podía ser."
Anne Rice.

viernes, 18 de diciembre de 2009

Libro de Marcus - 60

Sopesé varias posibilidades y llegué a la conclusión de que la mejor manera de deshacerme del cuerpo de la chica era sacándolo del burdel. Miré a mi alrededor: todo estaba en orden, nada dentro de aquella habitación hacía sospechar lo que acababa de ocurrir hacia tan sólo un momento, había sido tan rápido que la muchacha no había tenido tiempo de reaccionar ni siquiera para luchar por su vida. Tomé el cuerpo entre mis brazos y salté por la ventana. Avancé sigiloso por los callejones, los suburbios no eran una zona precisamente concurrida y a esas horas de la madrugada ni las ratas eran tan osadas como para atreverse si quiera a pasar de un lado a otro de la calle. Me dirigí hacia el norte, en aquella zona los arrabales parecían fundirse con el mar, las viejas viviendas que lindaban con los acantilados parecía que fueran a precipitarse contra las rocas en cualquier momento, ese sería el destino de aquel cuerpo, para cuando lo recuperaran las olas habrían cumplido con su cometido y sería casi imposible deducir a quien pertenecían los restos.

Despuntaba el alba cuando atravesé el umbral del portón de entrada de la solitaria casa de Emaleth, esperaba que se hallara sumida en la oscuridad pero para mi sorpresa no fue así. La antesala estaba iluminada con candelabros de cuatro velas situados en puntos estratégicos que iluminaban la sala, el loro que en esta ocasión parecía que me hubiera reconocido me miró por un segundo y siguió comiendo sus pipas como si no me hubiera visto. La leña ardía en el hogar dibujado figuras extrañas, desprendiendo un calor que en aquella casa no sería reconfortante para nadie. Y la música de Emaleth, esa música de suaves acordes que inundaba todos los rincones de aquella mansión. No quise perturbar su aislamiento y me dirigí directamente a mi alcoba.

Había pasado los últimos días entre aquellas cuatro paredes perdido en mis recuerdos, hacía bastante tiempo no me había parado a pensar en los acontecimientos que habían tenido lugar desde que decidí abandonar Assen hacía ya demasiados años, uno a uno volvieron a mi memoria, algunos para atravesarme como dagas punzantes mi gélido corazón. Fue en ese momento cuando me di cuenta de que la música había cesado, desde hacia un par de días la casa se mantenía en completo silencio. Había llegado la hora de enfrentar mi destino.


No recuerdo ni cómo ni en qué momento tomé mi levita y emprendí el camino hacia la casa de Drusila pero allí estaba, parado en el sendero que daba acceso a la mansión. Desde allí miré la casa que se alzaba majestuosa al final del camino. Por un segundo volvió a mi memoria aquél día de primavera en el que parado en el mismo sitio le mostré a Drusila la nueva casa, el camino ascendía hasta ella flanqueado por dos filas de naranjos en flor. El olor dulzón del azahar impregnaba cada rincón del jardín, la luna acariciaba con su luz mortecina las copas de los árboles, que se mecían levemente con la cálida brisa que corría aquella noche. Ante mí seguía la misma vereda, aunque en esta ocasión el jardín se había teñido de tonos que oscilaban entre el ocre y el dorado, las hojas habían abandonado las ramas de los árboles y se arremolinaban en algunos rincones empujadas por el viento.

16 comentarios:

  1. La culminación es inminente, el camino se abre ante Marcus y, por fin, afrontará el destino que su corazón lleva anhelando desde hace mucho tiempo, quizá demasiado como para soportarlo.

    Me ha parecido sublime la última parte del relato, cómo esa melancolía se plasma en cada palabra, al evocar el recuerdo de cuando juntos vieron por primera vez su propia casa. Ni que decir que la primera parte, cuando se deshace del cuerpo, ha sido tan cruenta y desgarradora que hasta me ha parecido atractiva. La mansión de Emaleth, como siempre, tan engimáticamente acogedora. Yo no sabría si querría habitar en ella o rechazarla aterrorizado. Probablemente optaría por la primera opción, no tengo miedo a nada y menos a una siniestra seducción.

    En definitiva, un nuevo alarde de magnífica capacidad descriptiva y narrativa, que ha hecho que vuelva a visualizar con diáfana nitidez todo cuanto escribes y que nos hace ser partícipes, incluso como los propios protagonistas, a todos cuantos leemos tu deliciosa novela.

    Ahora sólo queda aguardar para el ansiado final... pero lamentaré mucho que termine este Libro de Marcus, a no ser que, vayas a prolongarlo de alguna manera... ;)

    Besos simples sin descripción, que pronto encontrarán su definición, pero más allá de las palabras, aunque éstas estén tan bien empleadas ;)

    Y enhorabuena por habernos maravillado con 100 entradas de tu blog... las cuales he leído con absoluto placer (y querré seguir leyendo, no tengo hartura ni saciedad cuando se trata de ti jajaja).

    ResponderEliminar
  2. (Algún día llegaré a escribirte un comentario más extenso que la propia entrada... y me moriré de vergüenza jajaja)

    ResponderEliminar
  3. Me encantan tus comentarios, no me importaría que fueran más extensos que la entrada, me gusta saber lo que piensas y lo que te hace sentir.

    Besitos también para ti.

    ResponderEliminar
  4. Me has dejado sin palabras, niña. Además de recordarme una escena de una película de los años cuarenta, soy fatal para los títulos pero en cuanto la recuerde vuelvo

    Mil besitos de Blanca Navidad

    ResponderEliminar
  5. Una gran entrada que prepara grandes cosas.

    Siempre es un placer leerte y visitarte.

    Un cálido susurro.






    John W.

    ResponderEliminar
  6. Si lo sé no vengo....quería desearte que estos días sean muy especiales para tí y que todos tus deseos se cumplan.MJ

    ResponderEliminar
  7. seguiré tu escrito, pues no tengo libros.
    besos

    ResponderEliminar
  8. Muy buen escrito!!!

    Seguire leyendote.


    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Precioso el recuerdo... así que es inevitable que por él siga el camino...

    Besos navideños desde el abismo

    ResponderEliminar
  10. Fantástico! pasa muy veloz todo aquí...

    Saludos

    ResponderEliminar
  11. oh!!! me haz encantado chica tu libro me encanta!!!
    bn me voy besos y felicitaciones desd mi claro d luna..
    Feliz navidad

    ResponderEliminar
  12. Beijos gostei do que li gosto sempre.

    ResponderEliminar
  13. Interesante texto, pasar por tu casa es un placer.

    Que tengas una feliz semana
    un beso
    RMC

    ResponderEliminar
  14. Fantastico relato vampiresa.
    Te deseo 12 meses felices,52 semanas de coña,365 dias de exito,8760 horas de salud,525600 minutos de suerte y 3153600 segundos de sexo.feliz 2010!!
    Besazos

    ResponderEliminar
  15. .Paso a por mi trocíto de historia vampirica...pero como siempre me voy peor que vengo...como te gusta dejarnos con la miel en la boca...jajaja

    Besazos preciosa

    ResponderEliminar
  16. OOOOOOOOO quiero el descenlace yaaa jajajaj muy bueno este capi pero corto y dejando ganas de saber!!

    Besos

    Noe

    ResponderEliminar