Lestat de Lioncourt "Su sangre corrió por mis venas más dulce que la vida misma, y entonces las palabras de Lestat tuvieron sentido para mí: sólo conocía la paz cuando mataba, y al oír el agonizante latido de su corazón... supe otra vez lo que la paz podía ser."
Anne Rice.

viernes, 4 de diciembre de 2009

Libro de Marcus - 57.

Me miró directamente a los ojos, se retiró un mechón de pelo que le había caído sobre la cara al inclinarse hacia mí y continuó hablando pausada y solemne.

- Lo imagino Marcus, y respecto a eso sólo te pediré una cosa: no le hagas daño a Drusila, ya lo ha pasado bastante mal en tu ausencia. Casi tanto como sufrimos nosotros durante el proceso de transformación de Raven. Lo intentamos todo, pero no pudimos frenarlo; aún así jamás le abandonaré, entre los dos encontraremos el remedio o pereceremos en el intento.

Hizo un gesto de desagrado dando así por terminada la conversación. Se giró de nuevo hacia el cuervo sin dejar de acariciarlo, el animal permanecía inmóvil… sin duda disfrutaba de cada una de las caricias de esa gélida y delicada manita. Se alejó del cuervo y volvió a coger el violín, se acercó a las llamas del hogar y retomó su música por donde la había dejado. De nuevo los acordes de aquella triste melodía invadieron los rincones del caserón otorgándole un halo aún más misterioso.

Volví sobre mis pasos, atravesé la antesala y de nuevo el loro profirió sus estridentes gritos alertando de mi presencia a todo el que pudiera escucharle, pero en esta ocasión no me importó, incluso me paré un momento para oír las barbaridades que soltaba por el pico: una sonrisa se dibujó en mi rostro al tiempo que intentaba imaginar quien se las habría enseñado; en pocos segundos tuve claro que no podía ser otro que Tasadar. Empecé a subir la escalera cuando me di cuenta de que había anochecido, me llevé la mano al pecho para comprobar que la carta que le había escrito a Dru seguía en el bolsillo interior de mi levita. Me detuve un segundo dudando si sería o no el momento de acercarme a su casa, la sola idea de tenerla ante mí me alteraba hasta tal punto que el corazón habría saltado de mi pecho si aún pudiera latir. Giré tan bruscamente que me vi obligado a saltar de un golpe los peldaños que había subido, me encaminé hacia la puerta que daba acceso a la casa y salí a la calle. La luna se alzaba asomando tímidamente entre las copas de los árboles, su tenue luz apenas iluminaba el sendero. Atravesé el claro para adentrarme en el espeso bosque. La oscuridad me cubrió con su denso manto y las sensaciones que horas antes había despertado en mí aquel viejo bosque volvieron a invadirme. Me sentí fortalecido y capaz de enfrentar cara a cara todas y cada una de las dificultades a las que sin duda debería hacer frente para recuperar el amor de Drusila.

Estaba llegando al camino que partía de Assen hacia el norte, era un sendero concurrido ya que conducía directamente a Sartil-Null, ciudad que albergaba entre sus robustas murallas el Palacio Real. Los comerciantes de Assen solían recorrer aquella calzada durante las noches para llegar con las primeras luces del alba. Hacía ya varios días que no me alimentaba, a pesar de haber conseguido dominar en cierto modo el ansia, el dolor que me provocaba empezaba a ser intenso: necesitaba encontrar una víctima con bastante premura.

Me agazapé entre unos matorrales bastante altos, la complicidad de la luna era lo que necesitaba para no ser descubierto, permanecí inmóvil durante bastante rato, hasta que mi suerte cambió. Un lujoso carruaje se acercaba bastante veloz, era una calesa oscura, tirada por dos briosos corceles negros; sin duda alguien importante viajaba en su interior, pero para su desgracia yo podía ser más veloz que sus caballos. Esperé a que el carruaje estuviera a mi altura y salté sobre él, abrí la puerta y me colé en su interior a gran velocidad. Me quedé paralizado, no era posible lo que estaba contemplando.

18 comentarios:

  1. HOLAAA AMIGA COMO SIEMPRE GENIALES TUS ESCRITOSS QUE TENGAS UN BUEN FIN DE SEMANAAA , SALUDOS Y ABRAZOSSS DE TU AMIGO
    CHRISTIANNNNN

    ResponderEliminar
  2. tan horrible te parece tu envoltura fisica para no querer mostrarte?

    no,supongo que es por miedo.

    pero...a qué?

    yo solo tengo miedo de una cosa,
    esa cosa es: ?

    se valiente,sino no serás nunca feliz plenamente,y no olvides que si no te queman al morir,te comeran los gusanos esa apariencia que tanto preservas.

    ResponderEliminar
  3. Siempre me quedo con ganas de más... es fantástico.

    Un cálido susurro.





    John W.

    ResponderEliminar
  4. bueno, toco esperar la siguiente. un abrazo

    ResponderEliminar
  5. \\\///
    (6_6)
    Susurros, como sabes manejar la intriga, cada dia mejor¡¡¡¡
    un beso del miedoso¡¡¡¡
    bye¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  6. ¡Vaya, no esperaba un nuevo pasaje tan diligente! Casi ni me percato de la existencia de este escrito, del que debo decir, para empezar, que sigue siendo extraordinario.

    La culminación de la parte de Emaleth (al menos hasta ahora, no sé si después querrás continuar con el personaje) me ha parecido sencillamente exquisita, sobre todo esa última escena con el cuervo y el violín. La he imaginado vívidamente y ha sido sublime.

    ¡Por fin! Parece que Marcus se ha tornado definitivamente emprendedor, después de tanta espera, y marcha hacia su inevitable y deseado destino, que no es otro que su encuentro con Drusila. No obstante, sabía que ocurriría algo durante ese camino hacia su amada... pues nunca es sencillo, por mucho que así lo sientas, reunirte con aquel o aquella que es dueño de tu corazón e inspiración de tus sentimientos.

    Pero, en este caso de voracidad repentina que ha asaltado a Marcus y le ha obligado a acometer contra un carruaje, ¿qué tipo de funesta o sorprendente casualidad nos espera?, ¿o simplemente es un rasgo más de tu intrigante maestría? jajaja

    Ya estás tardando en continuar la historia ;)

    Besos con sabor a ti.

    ResponderEliminar
  7. Aishhh...¿qué contemplará? ummm...habrá que esperar, hasta la vuelta del puente!

    Feliz finde y besos desde el abismo

    ResponderEliminar
  8. Ay Dios!!! Siempre dejando ese halo de misterio en el final de tus exquisitos relatos. Espero que la próxima entrega no demore.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  9. oh!!!1 me haz dejado en suspenso xd...feliz fin jiji espero la conti...
    bn besos chica nos vemos

    ResponderEliminar
  10. Pero que cinematográfico comienzo mi hermosa criatura ese gesto de apartarse el pelo lo he visto asi como las caricioas al cuervo que bellisima imagen me plasmaste, genial y misterioso, y dejandonos con ganas de mas que mala eres ;) , bueno preciosa un goce leerte como siempre te mando un super beso y un abrazo para qu empieces este maravilloso finde entre caricias....

    ResponderEliminar
  11. Paralizado por lo que acabo de contemplar y a la espera de más... te dejo mis saludos.

    ResponderEliminar
  12. No solo la intriga eres estupenda escribiendo yo me he perdido un poquitín de otras partes pero por purito tiempo querida que es tan escaso a veces tic tac y no deja jaja
    Pero aqui sigo al pendientedel siguiente desenlace.
    Mis abracitos

    ResponderEliminar
  13. Le dejo un regalito en mi blog a la niña bonita :3 ah, no, espera... este es el blog de Susurritos... bueeeno, ehm... te dejo un regalo en mi blog ^_^ ¡el piropo me lo llevo!

    ResponderEliminar
  14. Susurros mortales tienes el Nº participante 196

    ResponderEliminar
  15. Me quedo paralizada casi con la misma intensidad.

    Saludos cálidos.

    ResponderEliminar
  16. Gracias por el regalo guapa... este número me trae de cabeza jajaja... teniendo en cuenta que paso por la puerta de ésa administración muchos días...

    Mucha suerte!!! besos desde el abismo

    ResponderEliminar
  17. Ahhhhh....que ha pasado...me has dejado con dos palmos de narices...

    Oyes no se si podre esperar...jajaja

    Me gusta la musiquilla de Navidad que has puesto.

    Besazos y buen domingo.

    ResponderEliminar
  18. Muy bueno!! me gusta la escena de Ema Y Marcus y el toque de gracia que da el loro y bueno ahora quiero saber quién está en el carruaje !!

    Un beso

    Noe

    ResponderEliminar