Lestat de Lioncourt "Su sangre corrió por mis venas más dulce que la vida misma, y entonces las palabras de Lestat tuvieron sentido para mí: sólo conocía la paz cuando mataba, y al oír el agonizante latido de su corazón... supe otra vez lo que la paz podía ser."
Anne Rice.

martes, 6 de octubre de 2009

Libro de Marcus - 41.

Nos acercamos al claro haciendo uso del sigilo que nos caracteriza, sin apenas rozar el suelo, sin hacer el más mínimo ruido, sin embargo algunos de los jóvenes nos detectaron, sin duda su olfato era demasiado agudo. Sus aullidos se escucharon por todo el bosque poniendo en guardia al resto de la manada, que se lanzo feroz contra los nuestros, comenzando la batalla entre la espesura del bosque. Mire a Selil que blandía su arma con total maestría ante un lobo enorme de pelaje oscuro, que gruñía mostrando sus fauces ensangrentadas. Uno de los licántropos salto sobre mí, mi espada cayo de mi mano rodando hasta detenerse contra el tronco de uno de los arboles, di un paso atrás para calcular la distancia que me separaba de ella. Un dolor punzante me paralizo por un momento, el licántropo me había mordido clavando profundamente sus colmillos en mi muslo. Caí hacia atrás, en ese momento supe que no volvería a ver a Drusila, no me importaba morir pero no quería hacerlo sin volver a tenerla entre mis brazos aunque solo fuera un instante, las fauces del gran lobo se abrieron ante mi cara y en ese momento su sangre salpico mi cuerpo, la hoja reluciente de la alabarda de Selil le rebano el cuello con total precisión. Selil me sonrió, me tendió la mano y me ayudo a levantarme, sin mediar palabra regreso a gran velocidad a para unirse de nuevo a la incursión.

Mientras mi cuerpo se regeneraba intente valorar como se iba desarrollando la contienda, había sangre por todas partes, cuerpos mutilados se esparcían por el claro, tanto de un bando como del otro. Aun estaba un poco aturdido, no conseguía ver a Selil ni tampoco a Valkiria, los golpes, el crujir de huesos, los alaridos de dolor y el olor a sangre caliente se extendían por el bosque. Tomé de nuevo la espada y me lancé contra uno de los licántropos que agazapado en actitud de ataque estaba a punto de saltar sobre una vampiresa que rectaba por el suelo intentando eludir el ataque.

Al fondo junto a los grandes peñascos alcancé a ver a la mediana, subida sobre el lomo de uno de los lobos asestándole puñaladas en el cuello, el lobo gruñía y se retorcía en un intento de alcanzar a Varië, ella lo esquivaba con una agilidad fuera de lo común, quizá debido a su reducido tamaño, o tal vez por la embriaguez que sin duda la inundaba en ese momento. Me quedé paralizado por un breve instante al sentir en la nuca un soplo de aire caliente, un gruñido sordo sonó a mi espalda, en un segundo de distracción los lobos me habían cercado, busque a Selil con la mirada esperando que ella acudiera en mi auxilio, no pude verla. Escudriñe el bosque buscando una salida por la que poder escabullirme, no había posibilidad alguna de escape. Los licántropos mostraban sus fauces amenazadoras arrugando los hocicos, pensé que había llegado mi hora, cuando de repente, como salida de la nada, Selil pegó su espalda a la mía –¿me echabas de menos? –una sonora carcajada broto de su garganta, lanzo un grito amenazador y arremetió contra el lobo que tenía delante, me uní a ella atacando al que se había situado frente a mí. Una lluvia de flechas de fuego, saetearon al licántropo que había cerrado el círculo segundos antes, justo en el momento en que saltaba hacia nosotros, cayendo de costado mientras bramaba de dolor, Valkiria se acerco a él y le remato con una pequeña daga que llevaba atada al muslo. Me guiño un ojo en señal de complicidad y se alejo veloz cargado el arco mientras corría.

5 comentarios:

  1. Creo que las vampiras son mas sanguinarias que ellos....que le vamos a hacer...damos mucha caña.
    Me ha gustado este comienzo de batalla...
    Buena caza!!!

    ResponderEliminar
  2. Estupenda batalla! estoy viendo al licántropo delante mismo... ¡repelús!

    Besos desde el abismo

    ResponderEliminar
  3. Echo taaaaaaaanto de menos a mi Selil... ú_ù ella siempre era tan malosa y... siempre trataba taaaan mal a todo el mundo, y era taaaan puta... ñ_ñ ais

    ResponderEliminar
  4. Jajajajjaj que loca estas pero que razon tienes.

    Selil era la mejor despues de Dru xDDDD

    Besitos.

    ResponderEliminar