Lestat de Lioncourt "Su sangre corrió por mis venas más dulce que la vida misma, y entonces las palabras de Lestat tuvieron sentido para mí: sólo conocía la paz cuando mataba, y al oír el agonizante latido de su corazón... supe otra vez lo que la paz podía ser."
Anne Rice.

domingo, 18 de octubre de 2009

Libro de Marcus - 46.


Salí al pasillo, nunca había estado en esa parte del barco, una de las puertas que daban al pequeño corredor estaba entreabierta, me asomé sin llegar a entrar, era una pequeña cocina recargada de muebles altos y bajos, sobre el hornillo había un cazo con leche que aún humeaba. Seguí caminando hasta el fondo del pasillo, una puerta de madera recia ocupaba casi todo el frontal. Toqué varias veces con los nudillos, nadie contestó al otro lado, dudé un segundo pero finalmente empujé la puerta que cedió suavemente sin oponer resistencia. El camarote estaba en penumbras, una enorme cama con dosel se erguía majestuosa en mitad del dormitorio, los gruesos cortinajes cubrían los ojos de buey impidiendo que la luz del sol entrara en el receptáculo, detrás de un biombo pude observar una puerta más pequeña que supuse se trataría del aseo.

Me acerqué a la cama, Arien dormía profundamente, su melena negra parecía flotar entre los almohadones, una media sonrisa se dibujaba en su rostro, por un momento pensé que se hacía la dormida pero el acompasado movimiento de su pecho me decía lo contrario. Podía sentir su calor desde lejos, el sonido de su corazón y el olor de aquella mujer estaban despertando en mí sentimientos de lujuria. Intenté alejarme de la cama pero mi voluntad ya no me obedecía, mis pies parecían pegados al suelo. Ella se giró hacia un lado y al moverse su espalda quedó al descubierto, no sé en qué momento dejé de verla a ella para pasar a ver a Drusila, me senté a los pies de su lecho, introduje la mano por debajo de las sabanas y acaricié una de sus piernas subiendo despacio por el muslo. Arien dio un respingo, supongo que impulsada por mis manos heladas sobre su cálida piel. Me miró asustada sin atreverse a pronunciar una sola palabra. De un salto me situé a su lado, en cuestión de segundos la tenía entre mis brazos. Besé sus labios que cedieron a la presión entreabriéndose, su respiración me embriagó por completo, mis manos parecieron cobrar vida propia, recorrían su cuerpo deleitándose en cada caricia. La despojé de la poca ropa que llevaba encima y la hice mía, para ese momento ella estaba completamente entregada, el deseo y el ansia me dominaron por completo. Clavé los colmillos en su cálido cuello y bebí su sangre. En ese momento me di cuenta de que no era Drusila, la sangre caliente de Arien corría por mi garganta provocándome una sensación de intenso placer.

Me aparté de ella y lamí la herida. La muchacha estaba inconsciente, la dejé recostada sobre los almohadones y abandoné el camarote cerrando tras de mí. Bajé a la bodega y me agazapé en uno de sus rincones más oscuros, al cobijo de unas cajas de comida, decidí esperar a que llegara la noche y abandonar aquél barco. Sabía que cuando Eolion supiera lo que había pasado vendría a por mí y me haría pagar lo que le había hecho a su hermana.

13 comentarios:

  1. Un barco,sangre y amor tórrido cada vez me gusta más mi susurrante criatura, un beso muy gordo, a ver que nos traes la próxima vez

    ResponderEliminar
  2. Casi que me pido un camarote por ahí...

    Besos desde el abismo

    ResponderEliminar
  3. No se porqué intuyo que Marcus se va a meter en serios problemas.

    Algo pasa con mi msn, hace dos días que no puedo entrar. A veces detesto la tecnología.

    Besos, muchos besos.

    ResponderEliminar
  4. Es tan nebuloso como el tiempo que marca la madrugada de hoy.
    Saludos Morrisonenses.

    ResponderEliminar
  5. Este Marcus siempre metiendose en lios...le gustan demasiado las mujeres...jajaja
    Saludos mi dulce vampiresa!!!!

    ResponderEliminar
  6. saludos vampireza de esta hermosa noche muy bueno como siempre tus publicaciones

    ResponderEliminar
  7. LOL? ¡Otra Alma Oscura! jajaja qué grande.

    ResponderEliminar
  8. Terribles susurros los tuyos.
    Estaré al acecho.
    O_O
    bye

    ResponderEliminar
  9. solo en mi travesia por la oscuridad,pude comprender el significado de la luz.

    un enorme beso directo a la yugular.

    ResponderEliminar
  10. Tendre que empezar a leerlo desde el principio ya que lo que le leido me apriosiona para saber mas.
    Felicidades me gusta mucho como lo narras.
    Con cariño
    Mari

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola!
    He decidido seguir el ejemplo de Susurros y hacer un comentario-plantilla jaja vengo para avisarte de que te he dejado unos premios y un juego, que puedes recoger/hacer o no libremente.

    ¡Un saludo!

    PD: Esta plantilla queda un poco extraño aquí ya que Susurros_Mortales eres tú :D

    ResponderEliminar
  12. Es una historia intrigante, apasionante, veo que tiene otros capítulos, los iré leyendo poco a poco, intentando saborear con parsimonia la lujuria y el hedonismo vampírico que se palpa en estas palabras.

    Saludos desde las sombras de Transilvania.

    ResponderEliminar
  13. Waaargh
    Llegué.. aah, ha sido tan genial.
    Era buenísimo tener los post que seguían, ahora tendré que esperar al siguiente como todos. :B
    Esta fue la 1era entrada que leí, y sigue teniendo aquella misma neblina.

    Besos azules.

    ResponderEliminar