Lestat de Lioncourt "Su sangre corrió por mis venas más dulce que la vida misma, y entonces las palabras de Lestat tuvieron sentido para mí: sólo conocía la paz cuando mataba, y al oír el agonizante latido de su corazón... supe otra vez lo que la paz podía ser."
Anne Rice.

jueves, 3 de septiembre de 2009

Libro de Marcus - 24.

La escuche hablar sin prestar demasiada atención, mi desanimo crecía por momentos, esta no era mi lucha y no podía posponer mi regreso a Assen por más tiempo, si no llegaba a tiempo Dru se casaría con ese hombre con el que ahora compartía su existencia, y conociéndola sabía que si lo hacia la habría perdido para siempre. Además necesitaba alimentarme, mire de soslayo la mujer seguía hablando mientras gesticulaba con las manos. Rolan la miraba con ese gesto gélido de su rostro en el que es imposible saber que estará pensando, por un momento llegue a pensar que daría un paso hacia ella y le atravesaría el cuello con sus colmillos si así hacia que se callara. Pero no fue así. Empecé a inquietarme, Rolan capto mi estado de ánimo y corto la palabrería de la mujer con un gesto. –Nos haremos cargo de ese problema siempre que te mantengas al margen – ella abrió la boca para protestar pero se contuvo provocando en su semblante un gesto un tanto grotesco. Finalmente asintió.

Volvimos hacia la ciudad sobre nuestros pasos el camino sin duda se me hizo más corto, el ansia me consumía, necesitaba alimentarme. Al salir del bosque, las primeras casas de la ciudad empezaban a dibujarse. Estaba en tensión, todo mi cuerpo reaccionaba al mismo tiempo, mis ojos adquirieron un tono rojizo, olfatee buscando una presa. Me pare en seco al percibir los latidos acompasados de un corazón, sin duda humano, gire y frente a mi quedaba una ventana ligeramente entreabierta, me acerque con gran sigilo y mire dentro de la casa.

Una mujer dormía plácidamente, sin imaginar si quiera lo que se venía encima, di un salto ágil y aterrice dentro de su dormitorio sin hacer el menor ruido. Me acerque a ella y un segundo después estaba muerta. No sentí remordimiento alguno, soy un vampiro, esta es mi vida.

1 comentario:

  1. Muerte de un humano con galanteria y sutileza...me gusta!!!

    ResponderEliminar