Lestat de Lioncourt "Su sangre corrió por mis venas más dulce que la vida misma, y entonces las palabras de Lestat tuvieron sentido para mí: sólo conocía la paz cuando mataba, y al oír el agonizante latido de su corazón... supe otra vez lo que la paz podía ser."
Anne Rice.

domingo, 20 de septiembre de 2009

Libro de Marcus - 31.

Pensé por un momento en Valkiria, me vino a la mente el momento en que la vi por casualidad cuando aún vivía con el clan de Marla, ahora comprendía porque viajaba sola y el motivo por el que su mirada denotaba una profunda tristeza. Recuerdo haberla preguntado por Selil y ahora me doy cuenta de cómo evito hablar de ella, incluso nombrarla. En el pétreo y helado corazón de Valkiria seguía la huella de la doble traición.

De cualquier forma, el hecho de que Selil fuera aliada de Rolan, me había relajado bastante, ya sabía que la confrontación iba a ser muy dura, pero tenerla a ella y a los vampiros que la acompañaban a modo de sequito, nos daba cierta ventaja. Suspire aliviado para retomar en mi memoria los momentos que había compartido con la ahora poderosa Selil. Después del enfrentamiento en el que diera muerte a Khendra, debería haberse convertido en la Reina de los condenados, pero se negó a formar su propia línea de sangre, dejando un vacio que Artanis supo aprovechar haciéndose con gran parte de los vástagos de Khendra.

Este hecho no le paso desapercibido, ella sabía que antes o después Artanis la buscaría para acabar con su existencia, pero en la mente perturbada de esa hermosa mujer no había cabida para el más mínimo indicio de miedo, por el contrario hizo un gran aliado, Ashal, un poderoso nigromante que a pesar de su fama de conquistador desalmado, se enamoro perdidamente de ella, llegando incluso a estar prometidos, aunque en respuesta al amor que él le profesaba, ella solo buscaba un aliado para acabar con el clan enemigo. Utilizo a su fiel compañero, para romper más tarde su compromiso, cuando el nigromante no le era de ninguna utilidad.

A pesar de ser una mujer independiente a la que le gustaba la soledad, incluso diría que le molestaba la compañía, se había formado una especie de sequito que la seguía a la batalla, dispuestos a dar su vida por ella. Algunos casi tan antiguos como ella, otros ni siquiera eran vampiros, y su nuevo vástago. Este sin duda para horadar más si cabe, en la profunda brecha que se había abierto entre Valkiria y ella, y a pesar de lo que su medio hermana le había hecho pasar al traicionarla, estoy convencido de que Selil sufría por el alejamiento de Valkiria.

Unos golpes en el corredor me sacaron de mi abstracción, me incorpore de la cama de un salto y estuve junto a la gruesa puerta de cuarterones en cuestión de segundos, no sabía si abrir y asomarme al pasillo o permanecer a la espera para ver qué curso tomaban los acontecimientos, por un momento la imagen de la pequeña Varië con su pérfida sonrisa se dibujo ante mis ojos, pero los golpes del pasadizo atrajeron de nuevo toda mi atención.

2 comentarios:

  1. Buenas tardes.
    Es la primera vez que entro en este mundo púrpura y oscuro.
    Me siento a gusto, la imágenes lo acompañan de una forma muy armónica, dándole un toque especial, casi mágico.

    Hasta la próxima visita.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Bienvenida a mi blog.

    Nos seguimos.




    John W.

    ResponderEliminar