Lestat de Lioncourt "Su sangre corrió por mis venas más dulce que la vida misma, y entonces las palabras de Lestat tuvieron sentido para mí: sólo conocía la paz cuando mataba, y al oír el agonizante latido de su corazón... supe otra vez lo que la paz podía ser."
Anne Rice.

viernes, 18 de septiembre de 2009

Libro de Marcus - 30.

Según sus propias palabras, esos años fueron los mejores y a la vez los peores de su larga existencia, sin duda los más productivos. Llego a formar una alianza con Artanis y Akh’nash’vagma, en contra de Khendra, a la que algunos años después dio muerte en un brutal enfrentamiento del que como recuerdo le quedo una cicatriz en el muslo. Se infiltro en la Guardia de Assen y en los Uruk-Manshún, una cofradía de guerreros donde conoció a una de sus más leales seguidoras, Eolion. Estuvo comprometida con el hijo de Akh’nash’vagma, y con Ashal un poderoso vampiro al que se unió para poner fin a la vida de Artanis, rompiendo su compromiso con ambos, llegando incluso a ser la promotora de la muerte del primero. Muchos de los asesinatos cometidos por aquel entonces la señalaban directamente, pero nunca se pudieron demostrar.

Fue entonces cuando Valkiria, a la que ella consideraba su medio hermana, y a la que ella misma había introducido en el culto al Señor Oscuro, hizo algo que cambiaria sus vidas para siempre. Hacía tiempo que venían observando a una joven hechicera, cuyo potencial podría serles útil, habían llegado al acuerdo de capturarla con el fin de captarla para la orden, pero Selil cometió un grave error, su amor fraternal por Valkiria, la llevo a contar con ella en esta misión, aun sabiendo que Valkiria no era como ellas, dos mujeres sin escrúpulos.

Selil mantuvo a la hechicera cautiva en las mazmorras de su castillo durante un tiempo, la torturo en la creencia de que de esa manera la chica acabaría por ceder, pero no fue así, a pesar de sus amenazas la chica no cedió y Selil se voy forzada a entregársela al Oscuro. La llevo al templo del Olvido, allí la recogieron una criaturas infectas de alas negras y ojos vacios, cerrando tras ellas la gran puerta negra que solo se abría con la sangre de los elegidos. Días después, sin que Selil aun ahora alcance a comprender como lo hizo, Valkiria ayudo a la muchacha a escapar de aquel templo, traicionando al Oscuro, lo que sin lugar a dudas conllevaba la muerte. El Oscuro encargo esta tarea a la más cruel y despiadada de sus hijas, Selil.

No solo por infligir el mayor sufrimiento posible a Valkiria, también para probar la fidelidad de su hija predilecta. Pero había algo con lo que Akh’nash’vagma no había contado, Selil moriría antes de hacerle daño a cualquiera de los seres que a su manera, amaba. Me atrevería incluso a asegura que posiblemente Valkiria encabezaba esa corta lista. Convenció a Valkiria con engaños y la oculto donde no pudiera ser encontrada, entregándose a la ira y a la decepción del Oscuro, que la mantuvo en una de las torres del templo maniatada y encarcelada, sometida a vejaciones y torturas, durante muchos meses.

Permaneció encarcelada hasta que un joven Paladín llamado Tyrael, en la búsqueda insaciable de su amada Valkiria, supo de la suerte que había corrido Selil. Se sintió obligado a ir en su ayuda, después de todo ella estaba en esa situación por haber salvado a Valkiria, era una cuestión de gratitud y de honor. Acudió a su Dios solicitando ayuda, y por alguna extraña razón, ya que Tyrael en cierto modo le había vuelto la espalda al enamorarse de una criatura de la noche, su dios le otorgo sus favores. Fortalecido acudió junto con su gran amigo y hermano Earier, jefe de los Manshun, al templo donde seguía recluida Selil. El enfrentamiento con el Oscuro fue devastador, a punto estuvieron de perder la vida ambos en varias ocasiones, pero al final consiguieron darle muerte, recorrieron el santuario buscando a Selil, destruyendo todo lo que iban dejando atrás. La hallaron en aquella oscura mazmorra, con la mente perdida, balbuceando palabras sin sentido, ni siquiera pudo reconocerlos.


Selil tardo en recuperarse algún tiempo, durante el cual Tyrael fue presa de la angustia y la desesperación de no saber donde seguir buscando a Valkiria, se alejo de su fe, renegó de su dios, andaba completamente perdido, eso le llevo a entregarse a Selil, en su desesperación le pidió que le convirtiera y ella le complació muy a su pesar. Valkiria que había permanecido dormida durante todo ese tiempo protegida con por los conjuros que sobre su ataúd había proferido Ashal, despertó, busco a Selil y la encontró en los brazos de Tyrael, su paladín, convertido ahora en el vástago de su hermana

3 comentarios:

  1. me gusta tu blog,el concepto que encierra

    un saludo vampiria

    ResponderEliminar
  2. Hola guapa....
    Hoy me toca salir de caza...jejeje
    Haver que encuentro...
    Como siempre tu capitulo me inspira...y hoy voy a salir mordiendo...pobre del que caiga en mis redes...jajaja
    Buen fin de semana!!!

    ResponderEliminar
  3. ¡Uff! Que capacidad para dar vida a tantos y nuevos personajes. He estado los ocho capítulos de hoy ansiando el enfrentamiento contra los hombres-lobo, pero está visto que tendrá que esperar hasta mejor ocasión... Porque habrá enfrentamiento, ¿no?

    Besos, Susurros.

    ResponderEliminar